,

ESPACIOS NATURALES DE GALICIA / LOUSAME

Julio es un mes lleno de luz, color y altas temperaturas; por eso nos dirigimos a primera hora a visitar el Mirador de la Muralla. Los más de 40 amigos de Turismo Botánico que nos acompañaban ese día, subieron con ilusión la empinada rampa de más de 1000 metros que nos separaba hasta el mirador. El esfuerzo mereció la pena.

Situado en el Concello de Lousame (A Coruña), el Mirador de la Muralla es uno de las mejores atalayas de todo el Noroeste de la Península. Desde una altura de 600 metros, se pueden divisar desde la islas Cíes hasta Monte Louro, más de ochenta kilómetros de costa en línea recta. Como el día estaba claro y sin bruma, también pudimos contemplar Santiago de Compostela, situado a unos 40 kilómetros hacia el interior. Una imagen impactante para comenzar el día.

 

A continuación nos dirigimos hacia las minas de San Finx para viajar en el tiempo y en la memoria de un pueblo cuya historia está estrechamente vinculada a la minería. En esta mina se extraía principalmente estaño y wolframio y su época de mayor actividad fue durante la Segunda Guerra Mundial. Allí conocimos historias de espías nazis y contrabando de siglos pasados, pero también aprendimos que el yacimiento minero de estaño en San Finx está presente en la historia universal de la minería desde la Edad del Bronce. En la actualidad el pueblo se ha rehabilitado como museo y lugar para la memoria de sorprendentes tiempos pasados.

Como el día era caluroso, comenzamos agradecidos el sombreado y refrescante sendero por las antiguas fábricas de papel, hoy en día abandonadas. La naturaleza ha ocupado el lugar donde en tiempos pasados, los majestuosos edificios estaban llenos de actividad comercial y productiva. Una ruta verde, con magnífica vegetación de ribera bien conservada, a orillas del río San Xusto y Vilacoba.

  

Después de pasar por Noia para refrescarnos y comer, seguimos ruta hasta la Central Hidroeléctrica del Tambre, donde el imponente edificio diseñado por el arquitecto Antonio Palacios y construido en 1932, nos da la bienvenida antes de iniciar la ruta por la senda peatonal junto al Río Tambre, con el puente colgante y las antiguas pesqueiras medievales para la pesca de la lamprea.

Para finalizar la jornada, nos acercamos hasta el monasterio de San Xusto de Toxosoutos, en Lousame, fundado en el siglo XII y que tiempos del Obispo Xelmírez fue un destacado monasterio. También es punto de partida de la ruta que nos llevaría de vuelta hasta las antiguas papeleras. Una ruta repleta de fervenzas, pasarelas y exuberante vegetación. Un magnífico final para un intenso día.

  

2 Comments

  • Hace 9 horas

    Cristina Fernández Ameal

    Un día completo: Naturaleza, industria, arte y una organización perfecta. Da gusto viajar con vosotr@s. Muchas gracias.

  • Hace 18 horas

    admlid1

    Gracias a todos los que nos acompañáis con entusiasmo y alegría en cada propuesta de viaje o ruta que os hacemos. Sin vosotros, nada sería posible.

Añadir un comentario

,